Blogger Template by Blogcrowds.

Capítulo VIII

Elena se encontraba dando de comer a la pequeña Eli cuando entró Pet muy emocionado en la cocina.

– Vaya, por fin, ¿es que ahora te ha entrado la vena trabajadora? –dijo con sarcasmo Elena–. Es la primera vez que llegas tan tarde del observatorio; estaba a punto de llamarte.
– No te burles, por fin hoy hemos tenido un día emocionante ahí arriba.
– Cuenta, cuenta –quiso saber Elena ansiosa–. Le han robado el desayuno al capitán ¿o qué?
– Tú ríete –replicó Pet–, pero esto te va a encantar. Hemos descubierto varios planetas nuevos cerca de esa estrella a la que nos acercábamos. Y atenta, esto que te voy a decir es extraoficial; por los cálculos que hemos hecho Ayina y yo, hay bastantes posibilidades de encontrar algo; el tamaño de los planetas y su distancia a la estrella son muy favorables para que alguno de ellos haya desarrollado una atmósfera benigna.
– Esa es una noticia estupenda; pero ¿por qué es extraoficial? A todo el mundo le encantará oírlo.
– Bueno, no queremos crear falsas esperanzas. Ya sabes que las posibilidades son muy remotas; creemos que será mejor esperar a tener más datos. De momento seguimos rumbo a esa estrella y se han puesto todos los radiotelescopios trabajando en ello.
– ¿Para cuándo crees que se sabrá algo más concreto? –quiso saber Elena.
– Es difícil de decir. Aún estamos muy lejos, y esos malditos asteroides dificultan mucho el trabajo. No creo que antes de cuatro o cinco años podamos saber nada.
– No es mucho tiempo, teniendo en cuenta las circunstancias –repuso Elena–. Pero el capitán dijo que era peligroso adentrarse en ese cinturón de asteroides.
– El capitán exageró un poco –dijo Pet mientras preparaba la mesa para almorzar–. Aunque para él sí que representa un verdadero peligro; ya sabes que Jorel no se caracteriza por su valentía precisamente. Pero no creo que tengamos de qué preocuparnos, antes de venir aquí estuve hablando con Jonás, ya sabes el hijo de Ayina, que es piloto y astronauta, y me estuvo explicando que la nave está muy bien equipada para navegar a través de asteroides.
» De hecho ya han puesto a un equipo de técnicos a revisar el sistema para no encontrarnos con ninguna sorpresa desagradable.
– Eso me tranquiliza. Si dependiera de nuestro capitán dejaríamos la nave parada y no nos moveríamos jamás. No me explico cómo ese hombre ha podido llegar hasta ahí.
– Vamos, no te enfades con él –la tranquilizó Pet–. Es un buen hombre; además ya sabes que las decisiones importantes las toma el consejo y, con Travis al frente, podemos estar tranquilos. Ese hombre sabe lo que se hace.
– Tienes razón, por muy mayor que sea, Travis nunca debió dejar el cargo de capitán. Creo que es la persona más competente que hay en toda la nave.
– Sí, pero ahí te equivocas; Travis está mejor ahora donde está, que al frente de la nave. Al fin y al cabo sigue siendo el que manda en la Parinirvana.
» Y termina ya con Eli que el estofado se enfría –concluyó Pet.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal